4 formas probadas de comer un tercio menos en tu próxima comida

12

A continuación se presentan cuatro formas en las que puede utilizar el poder de la concentración a su favor para comer mejor y perder peso.

1 Comer con atención

Cuando come, es probable que haga otra cosa al mismo tiempo, como mirar televisión, sentarse frente a la computadora, leer o hablar con la gente. El problema es que, cuando divides tu atención entre comer y otras cosas, pierdes la noción de cuánto comes.

La alimentación consciente "le permite a tu cerebro saber que pronto te sentirás lleno y satisfecho", y "una vez que esta satisfacción se registra arriba, tu necesidad de seguir comiendo disminuye". 2 La alimentación consciente esencialmente vincula tu cerebro con tu estómago, lo que hace que tu sensación de saciedad se active más rápido.

2 Lleve un diario de lo que come

Según el libro RAPT, que inspiró este artículo, las personas que llevan un diario de los alimentos que consumen “normalmente comen hasta un tercio menos de alimentos que las personas que no lo hacen". Cuando lo piensas, es increíble.

Cuando realiza un seguimiento de lo que come, usted:

  • Toma conciencia si estás comiendo demasiado
  • Piense más en comer alimentos que son malos para usted
  • Observe las tendencias de alimentación poco saludable (como durante ciertos períodos de tiempo o en ciertas partes de la semana)

Hay algunas excelentes aplicaciones de diario de alimentos en línea y móviles, como MyNetDiary (que a mi novia le encanta) y The Daily Plate de LiveStrong, que utilicé durante un par de años y me encantó. En estos días, prefiero un buen bolígrafo y papel a la antigua.

3 Pregúntate dónde tienes hambre

Este método encaja bien con mi idea de la honestidad con uno mismo, donde ser honesto contigo mismo es una gran clave para ser más productivo.

La próxima vez que tenga hambre, señale físicamente en qué parte de su cuerpo tiene hambre. Según Posner: 4

  • Si señalas tu cabeza, estás molesto por algo. En este caso, podría ser una buena idea dar un paso atrás en lo que está a punto de comer y encontrar otra salida para aliviar su estrés.
  • Si apuntas a tu boca, solo quieres saborear algo excitante. Pregúntese: ¿ya está comiendo suficientes alimentos emocionantes? ¿Deberías mezclar más lo que comes para que la comida te resulte más agradable?
  • Si señalas tu estómago, en realidad tienes hambre.

La mejor parte de escribir este artículo fue buscar algunas fotos geniales de comida.

4 Tomar porciones más pequeñas

En un estudio ampliamente citado, a los participantes se les dieron palomitas de maíz rancias y desagradables de dos semanas, ya sea en un cubo de tamaño mediano o grande. Los participantes que comieron del balde más grande comieron un 33,6 % más de palomitas de maíz que las personas que recibieron el balde más pequeño, aunque casi todos dijeron que el tamaño del balde no afectaría la cantidad que comían. 5

Comer conscientemente te ayudaría naturalmente en una situación como esta, pero también lo haría cambiar el tamaño de tu proverbial "cubo" en casa. Cuando no llenas tu plato con tanta comida, te tomas más tiempo para pensar si realmente quieres otra porción.

Resumen

Comer mejor y comer menos comienza con el enfoque. Cuando estás rodeado de distracciones cuando comes, dedicarás mucha menos atención a lo que estás comiendo y comerás más. Comer con atención, llevar un diario de alimentos, preguntarse dónde tiene hambre cuando quiere un refrigerio y comer porciones más pequeñas son excelentes maneras de usar el enfoque para comer menos y perder peso.

Fuente de grabación: alifeofproductivity.com

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More