¿Por qué la oficina es nuestro lugar menos productivo?

11

Si le preguntas a muchas personas dónde hacen la mayor parte del trabajo, casi nadie te dirá “la oficina". La gente rimará en todo tipo de lugares primero: la cafetería de la calle; su oficina en casa (pero solo después de que los niños se hayan ido a la cama); o un avión, cuando no tienen acceso a internet.

He notado esto en mi propio trabajo. Por ejemplo:

  • No puedo leer trabajos de investigación en mi escritorio, frente a mi computadora. Me distraigo con demasiada facilidad. Leo estos periódicos a un ritmo mucho más rápido sentado en la mesa de la cocina o en una cafetería.
  • Escribo significativamente más palabras por hora en mi cafetería favorita (alrededor de un 40 % más).
  • Termino las tareas simples y rápidas más rápido en un avión o cuando estoy de viaje. Otros lugares, ni siquiera está cerca.

¿Por qué es este el caso? ¿Por qué tanta gente es tan improductiva en la oficina?

Yo diría que es por todo el ruido mental que soportamos. En la oficina, estamos rodeados de innumerables "desencadenantes" que inician pensamientos y hábitos improductivos, descarrilan nuestra productividad y nos recuerdan todo el trabajo que tenemos que hacer.

Estos disparadores vienen en forma de interacciones con colegas y recordatorios de notas post-it de todo lo que tenemos en nuestro plato. Cuando escuchamos a nuestros compañeros de trabajo trabajando junto a nosotros, recordamos que podemos ser interrumpidos a lo largo del día y que nuestra atención no es completamente nuestra. Nuestras computadoras vienen con innumerables desencadenantes de hábitos improductivos: enlaces a sitios web de noticias que hemos marcado; alertas por correo electrónico que aparecen en la esquina de nuestra pantalla. Todo este ruido ambiental conduce a más ruido mental. Esto afecta la claridad que sentimos mientras trabajamos y, en última instancia, cuánto hacemos.

Los entornos en los que hacemos más cosas suelen ser mucho más tranquilos y silenciosos. Esto se debe a que las cafeterías, los salones de los aeropuertos o las oficinas en el hogar a menudo carecen de los factores desencadenantes mencionados anteriormente.

Afortunadamente, una vez que somos conscientes de los espacios en los que somos más productivos, podemos utilizar ese conocimiento para nuestro beneficio.

Aquí hay algunas sugerencias simples que he encontrado que funcionan en la práctica:

  • Limpia tu oficina. De esa manera, se le presentarán menos señales que distraigan durante el transcurso del día. Así como te sientes más tranquilo al volver a casa con una casa limpia, tendrás una mayor claridad mental en una oficina limpia.
  • Haga una lista de los lugares en los que ha trabajado durante un mes determinado y clasifíquelos según su nivel de productividad en esos entornos. Cuando tenga un proyecto importante que requiera que se agache, trabaje en él en el lugar que determinó que distraería menos. Complete tareas que no requieran tanta atención en lugares donde es menos productivo, como la oficina.
  • Elija un lugar específico para realizar una tarea recurrente que requiera mucha concentración. He estado trabajando en una nueva propuesta en los últimos meses y he escrito el 80 % mientras estaba sentado en la misma mesa en la esquina de una cafetería que frecuento. He entrenado mi cerebro para que reconozca que cada vez que me siento en ese lugar, es hora de trabajar en ese proyecto específico.

Debido a que nuestro cerebro está tan influenciado por las señales que nos rodean, vale la pena modificar nuestro entorno para que se ajuste a nuestros objetivos. ¡Estas tácticas deberían ayudar!

Fuente de grabación: alifeofproductivity.com

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More