7 mitos absurdos sobre el plagio en el diseño para olvidar ahora mismo

14

¿No odias cuando ves que tu trabajo se replica en otro lugar?

¿O tal vez te halaga que alguien haya usado tu diseño como inspiración para crear una nueva obra maestra?

El problema del plagio en el diseño no es nuevo y sigue siendo discutible: mientras que algunos expertos insisten en su existencia absoluta aunque admiten que es demasiado difícil de definir, otros creen que no existe un fenómeno como el plagio cuando se trata de diseño visual. Llaman a los trabajos prestados de otros una herramienta de aprendizaje o una fuente de inspiración, afirmando que está bien "robar" ideas. En otras palabras, no eres un ladrón a menos que robes el concepto.

Todos hemos estado allí:

Observamos los trabajos de otros, estudiamos los detalles y agregamos sus métodos de diseño a las cajas de herramientas personales. Vemos grandes diseños, los recordamos y prometemos usar las ideas durante otro proyecto nuestro. Reutilizamos o rediseñamos ideas propias, aunque antes las consideráramos basura. ¿Significa que somos plagiarios?

OK, aquí va una prueba rápida para ti.

¿Es plagio?

¿Y éste?

¿Qué pasa con esto?

Cuando se trata de diseño de logotipos, no todo es tan evidente. Aquí hablamos de usar los mismos temas en lugar de copiar los logotipos de la competencia. En el caso de Ferrari y Porsche (ver la primera foto), ambos se representan a sí mismos con animales rápidos porque son un atajo mental de velocidad, gracia y lujo. Ambas marcas eligen este tema porque intentan enviar el mismo mensaje al mismo tipo de personas.

No tiene nada que ver con el plagio: los diseñadores aplican una idea de diferentes maneras para ponerle su sello y comunicar su mensaje con su ayuda.

En cuanto a los otros dos, ¿estás seguro de que los logotipos son los mismos en ambos casos? ¿Sabes a quién pertenecen esas ideas? ¿Cómo puedes probar que han sido copiados, incluso si se ven similares?

Tales argumentos controvertidos son los que dan origen a muchos mitos sobre el plagio en el diseño.

Pero lo primero es lo primero:

¿Qué es el plagio?

En lenguaje sencillo, el plagio se refiere a robar el trabajo de alguien y representarlo como propio sin atribución.

Evidente, ¿no? Todos éramos estudiantes, sin importar en la escuela, colegio o universidad, por lo que todos estábamos familiarizados con el fenómeno del plagio en la academia. Cuando se trataba de escribir ensayos o cualquier otro tipo de trabajos académicos, los educadores nos enseñaron a citar, citar y parafrasear correctamente y usaron software específico: PlagiarismCheck, Grammarly, Copyscape y otros.

Pero cuando se trata de diseño, no puede simplemente colocar un logotipo, una página web o una imagen en el software para verificar si hay duplicaciones y ver el porcentaje de su "originalidad". Las herramientas raras pueden demostrar que dos diseños son exactamente iguales, aunque es posible que vea visualmente una similitud opulenta de líneas, colores, cambios o cualquier otro elemento en ellos; y por eso es difícil definir la línea entre plagio e influencia en el diseño.

Para trazar una delgada línea entre la creatividad y el robo, para evitar temas controvertidos en tus obras y distinguir la diferencia entre la copia y la inspiración, es hora de que olvidemos todos los mitos absurdos sobre el plagio en el diseño.

Mitos absurdos sobre el plagio en el diseño

Los más comunes son los siguientes:

Mito #1: No quedan ideas originales, así que tenemos que plagiar

Falso.

Este mito vive porque algunos diseñadores toman la originalidad con el espíritu equivocado: creen que ni siquiera podemos considerar el trabajo de otros para producir algo original. Gracias a este mito, todavía puedes encontrarte con preguntas en Quora como “Si copio una idea de Pinterest, ¿es plagio de diseño?"

En realidad, los diseñadores modernos estamos donde estamos hoy gracias a los expertos que nos precedieron. Tomamos prestado el conocimiento de los predecesores, examinamos sus conceptos e ideas, pensamos en cómo podríamos implementar su experiencia en nuestros propios trabajos… En otras palabras, como escribió el diseñador Cameron Moll en su artículo en Site Point, " copiamos la inspiración, no el resultado ". .”

Mito #2: Nadie sabrá si plagio de fuentes oscuras

Es evidente, pero muchos diseñadores todavía caen en esta trampa y creen (bueno, léase: quieren creer) este mito cuando tienen falta de inspiración y fechas límite al alcance de la mano. La pereza, la mala planificación y una gran cantidad de proyectos para completar al final de una semana hacen que sea tentador ir y "robar" algunos conceptos o ideas de diseño de otra fuente. Especialmente si ha encontrado alguna fuente oscura que expresa sus pensamientos y cumple con su visión.

Por lo que entiendes, llegará el día en que te pillen in fraganti. Perderás reputación y confianza, una comunidad profesional ya no te considerará un experto y ese tipo de desesperación te seguirá a lo largo de tu carrera.

Entonces, no importa qué tipo de recurso uses para atrapar a una musa, no olvides dar crédito. Es un hábito positivo que todo diseñador debe desarrollar para no meterse en problemas.

Mito n.º 3: Tengo permiso de los creadores, así que no es plagio

No es tan simple.

Cuando un creador de la pieza original te da permiso para usar su trabajo (o sus partes), es muy probable que estés a salvo de acusaciones de plagio, infracción de derechos de autor y robo de propiedad intelectual.

Sin embargo, debe asegurarse de que el creador del diseño y los titulares de los derechos de autor no sean personas diferentes. De lo contrario, puede parecer que Jack te permite usar su diseño, pero es Jim quien tiene el poder de desecharlo. Entonces resulta que le robas a Jim.

Ciertamente, este mito no concierne a piezas de diseño bajo licencia creative commons y de dominio público: no es un plagio utilizarlas si están debidamente atribuidas. Existen seis tipos diferentes de licencias creative commons, y los diseñadores deben tener cuidado al atribuir un trabajo derivado: por lo tanto, si toma una fotografía protegida por la licencia CA pero no la licencia bajo los mismos términos, significa que está robando.

Mito #4: La tecnología previene el plagio hoy

Falso.

En primer lugar, la definición de "originalidad" en sí misma es bastante vaga en su diseño. Por ejemplo, si ve un diseño de una lata de Pepsi rosa y verde, pero no dice "Pepsi" y tiene curvas un poco diferentes (vea la imagen de Korean Air arriba), no se considerará plagio en la mayoría de los casos. Incluso si en realidad lo es.

Y segundo, las computadoras solo pueden hacer aquello para lo que fueron diseñadas; y los plagiarios astutos pueden evitar la detección mediante una ligera edición de las formas, los turnos, las líneas, etc. Así que sucede que la tecnología incluso ha facilitado el plagio: encuentra duplicados, determina las fuentes originales y, por lo tanto, ayuda a los posibles plagiarios. encuentra diseñadores fantasma dispuestos a trabajar por dinero en efectivo.

Tomemos sitios web como Logo Thief a modo de ejemplo:

Con el objetivo de mostrar el plagio en el diseño de logotipos, nombran y avergüenzan a las empresas que roban los diseños de otros. Al comparar copias y originales, arrojan un veredicto de que la mayoría de los casos simplemente plagian logotipos con un solo clic. Está bien, pero ¿cómo ayudan estas tecnologías a prevenir el plagio? Lo que hacen es darnos una lista de "especialistas" deshonestos que están listos para crear diseños para clientes deshonestos.

Mito #5: Mi plagio no daña a nadie

Ups…

Solo los diseñadores novatos o ingenuos podrían creer este mito. Con tanto tiempo, energía, conocimiento y dinero invertido en la creación de su trabajo, los autores originales considerarían el plagio como una especie de robo en su casa. Especialmente si los plagiarios usan diseños robados de manera poco confiable.

Como dice Ananda Spadt de Meredith, “el diseño es la resolución de problemas y cada problema es diferente”. Lo que significa que la solución de diseño también debe ser diferente. Si alguien simplemente copia el diseño de otros, omitiendo el proceso de resolución de problemas, ahí es donde ocurre el plagio. En otras palabras, puede inspirarse en el diseño de otros, pero debe reutilizarlo para satisfacer las necesidades de su cliente.

Mito #6: El plagio no tiene que ver con el diseño sino con la academia

Existe el mito de que todo el mundo plagia, pero solo unas pocas disciplinas como la academia, la medicina y el periodismo lo consideran un problema. Sí, algunos campos se adaptan a las instancias de plagio mejor que otros, pero nadie estaría feliz de ver sus palabras o ideas robadas, ¿no? Y no importa dónde trabajen.

Entonces, incluso si no es tan fácil para los órganos rectores de la industria definir el plagio en el diseño, sus colegas y la comunidad profesional lo notarán con seguridad. Tales casos generan desconfianza, conducen a consecuencias negativas para la marca, destruyen carreras y reputación y terminan con relaciones tóxicas dentro del campo.

Mito #7: No soy un plagiario si no supiera sobre la primera obra que existió

Sí es usted. Lo que has hecho se llama plagio involuntario y es tan dañino como cualquier otra forma de robo. Lo que es más, probar que no sabías sobre la existencia del diseño original es incluso más difícil que crear algo que se considere original.

Lo mismo ocurre con el autoplagio.

Supongamos que ha diseñado un logotipo genial (¡original!) para alguna marca. ¡Eso es genial! Fue genial que decidieras usar el mismo concepto para los logotipos de otros dos clientes tuyos. Sí, eres un creador de ese concepto, pero parece que te robas a ti mismo y, por lo tanto, pierdes la capacidad de pensamiento crítico, debilitas tu comunidad profesional y pierdes tu reputación de diseñador creativo.

Cómo evitar el plagio

Es lo que el proceso de creatividad busca para la mayoría de los diseñadores:

En diseño, está bien ver una tendencia y hacer que funcione a tu manera. Por ejemplo, la mayoría de los diseñadores web utilizan un concepto de diseño plano que tiene características distintas que hacen que muchos sitios se vean bastante similares; pero cuando agregan un toque propio, como una cereza en la parte superior de un delicioso pastel, evitan crear una copia al carbón.

Una vez que haya terminado la creación de un diseño, vuelva a la fuente de inspiración y compárela con su trabajo. ¿Es fácil encontrar duplicados a simple vista? Entonces, tal vez sea hora de cambiar el concepto. Cada vez que dude, dé crédito. Es lo que el diseñador David Darnes llama “la diferencia entre utilizar recursos y plagiar recursos”.

Es simple:

“Usar paquetes de código abierto es bueno. No te estoy pidiendo que reinventes la rueda, solo dinos qué ruedas usaste”, dice David.

Qué hacer si tu diseño fue plagiado

Es un desafío definir el plagio de diseño a los ojos de la ley, incluso cuando la infracción de derechos de autor parece evidente. Qué puedes hacer si ves que alguien representa tu diseño como propio:

  1. Póngase en contacto con el delincuente.
  2. Explica la situación.
  3. Adjunte la copia de los originales para que vean cuál es el problema.
  4. Indique lo que le gustaría que hicieran a continuación: darle crédito, compensar el material copiado o eliminarlo de inmediato.

Si dicha carta no es suficiente, es posible que deba considerar opciones legales que varían según el lugar de su residencia. Pero primero, envíe una carta de cese y desistimiento al infractor: es una solicitud formal para que dejen de copiarle. También es posible que desee escribir una queja de derechos de autor a Google: eliminarán un contenido robado si se relaciona con su política.

Lo único imprescindible: debe poder demostrar su autoría.

En una palabra…

Difícil de definir, el plagio en el diseño ha sido cultivado por muchos mitos y controversias. Los diseñadores expertos debemos conocerlos y desacreditarlos para fortalecer nuestra comunidad profesional y crear obras originales, capaces de inspirar a los compañeros y motivarlos a diseñar obras maestras.

Cada vez que diseñe, pregúntese: “¿Quién soy yo? ¿Qué estoy creando? ¿Cómo se me ocurrió esta idea? ¿Estoy seguro de que ninguna de las partes de mi trabajo se parece a una copia de otros?

Te toca:

¿De qué lado de la disputa por el plagio de diseño estás? ¿Crees que existe o es solo un halago? ¿Alguien robó sus diseños y cuáles fueron sus pasos para evitar el plagio, si es así?

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More