10 curiosas curaciones médicas utilizadas por nuestros antepasados

11

Hoy en día, los tratamientos y curas médicos son increíblemente avanzados. Tenemos un remedio para casi todos los tipos de enfermedades y pocos de nosotros optamos por curas médicas dudosas en lugar de productos y procedimientos médicos probados. Sin embargo, en el pasado, las curas médicas sospechosas estaban generalizadas y eran populares. A continuación, hemos recopilado una lista de los diez tratamientos antiguos más divertidos.

10 curiosas curaciones médicas utilizadas por nuestros antepasados

10 barbas para mantener saludables a los hombres

En la época victoriana, los médicos animaban a los hombres a llevar barba como método de protección contra las enfermedades. Dado que la calidad del aire era un problema por el que casi todos los victorianos estaban obsesionados (por una buena razón: debido a la prolífica quema de carbón blando, la ciudad de Londres a menudo estaba encerrada en una niebla permanente durante días), se creía que una barba espesa actuaba como una especie de de filtro.

Pero se decía que las barbas también protegían de otras formas. Por ejemplo, algunos lo vieron como una forma de relajar la garganta. Por lo tanto, se dijo que llevar barba era especialmente beneficioso para quienes hablaban en público. Y finalmente, por más loco que nos suene hoy, algunos médicos creían que los hombres que usaban barba no sufrirían dolor de garganta.

9 chocolate cura todo

Después de que el chocolate se importó a Europa, rápidamente se ganó la reputación de ser una droga poderosa. Esta idea del chocolate como droga fue impulsada por la teoría del humorismo, que afirmaba que el cuerpo humano se compone de cuatro humores y cuando uno de estos humores se desequilibra, sobreviene la enfermedad. Las enfermedades pueden ser calientes o frías y húmedas o secas y deben tratarse con curas clasificadas de manera opuesta. El cacao era una cura útil, ya que se podía preparar tanto en frío como en caliente.

Con el tiempo, algunos médicos llegaron a considerar el chocolate como un tratamiento para enfermedades específicas. Por ejemplo, en un tratado de 1631, el médico español Antonio Colmenero de Ledesma afirmó que el chocolate “quita el morfeo, limpia los dientes y endulza el aliento, provoca la orina, cura el cálculo, expulsa el veneno y preserva de todas las enfermedades infecciosas. "

Sin embargo, algunos médicos fueron aún más lejos y comenzaron a asociar el chocolate con cualidades bastante irreales. Por ejemplo, en 1796 algunos médicos argumentaron que el chocolate podría retrasar el crecimiento de las canas y en 1864 se creía que un brebaje de chocolate podría tratar la sífilis.

8 plantas que parecen órganos en realidad curan dichos órganos


En el pasado, la gente creía que las plantas, nueces y verduras que se asemejaban a una parte u órgano del cuerpo humano en realidad podían tratar la extremidad u órgano parecido. Así, se pensaba que la sanguinaria, con su extracto rojo, solucionaba cualquier problema relacionado con la sangre y se creía que la saxífraga, que rompe las rocas a medida que crece, alivia los cálculos renales.

La curiosa idea, conocida como la ” doctrina de las firmas ", fue mencionada por primera vez en Occidente por el naturalista romano Plinio el Viejo. La popularidad de la teoría alcanzó su punto máximo en los siglos XVI y XVII cuando se creía que Dios dejó caer pistas sobre qué plantas eran buenas para el cuerpo humano al crear plantas que mostraban una cierta "firma" al parecerse a lo que tratan.

Por supuesto, hoy en día sabemos que la “doctrina de las firmas” es tremendamente errónea y tremendamente peligrosa. Incluso en el siglo XVI, algunos médicos lo llamaron “absolutamente indigno de aceptación”.

Sin embargo, la idea de la “doctrina de las firmas” no es completamente descabellada. La eufrasia, por ejemplo, se puede aplicar en gotas para los ojos para tratar infecciones oculares y los tallos de la verdolaga común, que se asemejan a los gusanos, en realidad pueden controlar la carga de parásitos intestinales. Por tanto, es muy posible que en la antigüedad la “doctrina de las firmas” se haya utilizado no para identificar curas sino para recordarlas.

7 rayos X para eliminar el vello no deseado


Los rayos X se utilizaron por primera vez en dermatología en 1896 cuando Leopold Freund, el fundador vienés de la radioterapia, los utilizó para tratar un crecimiento velloso que cubría la espalda de su paciente. Después de 12 días y 20 horas de radiografías, el cabello de la espalda del paciente comenzó a caerse.

Los rayos X pronto se vieron como un excelente tratamiento para el eccema, el acné y el vello no deseado. Sin embargo, los rayos X también causaron quemaduras en la piel, dermatitis y crecimientos cancerosos. Pero mientras algunos profesionales condenaban estos tratamientos, otros creían que los problemas eran el resultado de malas prácticas que ocurrían cuando los rayos X no se entendían bien. En general, se creía que el uso de pantallas, exposiciones más cortas y técnicas mejoradas disminuirían las consecuencias dañinas de los rayos X.

Dado que el intervalo medio entre la exposición a los rayos X y el diagnóstico de cáncer de piel es de 21 años, los efectos a largo plazo de los tratamientos con rayos X se hicieron visibles demasiado tarde. Cerrar todos los establecimientos que proporcionaban estos tratamientos resultó ser una tarea increíblemente difícil, pero con la ayuda de los medios de comunicación, las empresas finalmente cerraron definitivamente.

6 pastillas de ambición para curar la impotencia y los malos presentimientos


Las “píldoras de la ambición” surgieron en Estados Unidos en el siglo XIX. Se enfocaron en “hombres débiles y nerviosos” y prometieron curar la impotencia, el insomnio, el agrandamiento de las venas y la debilidad nerviosa, incluidos los sueños molestos, el desaliento, los malos presentimientos y la aversión a la sociedad, causados ​​por el exceso de trabajo u otros excesos. Las píldoras se recomendaron especialmente en los casos en que se decía que las "enfermedades" eran duraderas o incurables con otros remedios.

Eso suena muy bien. Excepto que en 1918, el Journal of the American Medical Association publicó hallazgos preliminares sobre lo que contenían estas "píldoras de ambición". Se encontró que cada pastilla contenía pimienta, canela y jengibre, así como lo que parecían aloes en pequeñas cantidades. Sin embargo, cada pastilla también contenía alrededor de una quinta parte de un grano de hierro en forma de sesquióxido y un poco más de una trigésima parte de un grano de estricnina.

Las “píldoras de la ambición” se vendieron a cincuenta centavos la caja y cada caja contenía cuarenta y dos píldoras. Por lo tanto, era posible que cualquiera comprara suficiente estricnina en una sola caja para matar a un adulto. Como se puede imaginar, el hecho de que las píldoras contengan estricnina, el pesticida tóxico incoloro e inodoro, significó que las “píldoras de ambición” pronto fueron prohibidas por la AMA antes de que pudieran causar daños graves.

5 jugo de carne de San Valentín para conservar las fuerzas vitales debilitadas


"Valentine’s Meat Juice" se puso en producción en 1871 y pronto ganó popularidad entre los médicos ortodoxos y publicaciones profesionales como British Medical Journal. Supuestamente podría “conservar las fuerzas vitales debilitadas sin irritar los órganos digestivos” en casos de diarrea, disentería y cólera infantil.

El curioso producto fue inventado por Mann. S. Valentine después de que uno de los miembros de su familia (supuestamente su esposa) corriera un gran peligro por "un trastorno severo y prolongado de los órganos de la digestión". No podía comer ningún alimento normal, pero ninguno de los sustitutos disponibles podía satisfacerla tampoco.

A través de la experimentación, Valentine logró convertir todas las bondades de la carne cruda en una forma altamente condensada. En lugar de hervirse o asarse, el producto de Valentine fue el resultado de la compresión mecánica y el calor bajo y, por lo tanto, supuestamente retuvo toda la proteína de la carne cruda.

Los médicos solían recetar media cucharadita a dos cucharaditas de jugo de carne de San Valentín diluido en agua y tomado por vía oral. Sin embargo, algunos médicos aconsejaron tomar el producto por vía rectal. Por ejemplo, un enema descrito en The Philadelphia Medical Journal estaba compuesto por un huevo, una cucharada de jugo de carne de San Valentín, leche esterilizada, brandy, sal y agua esterilizada. Dos onzas de esta mezcla debían colocarse “lo más alto posible en el intestino grueso” cada dos horas.
En 1909, la Asociación Médica Estadounidense descubrió que el producto en realidad no contenía más proteína que el extracto de carne promedio elaborado con calor.

4 Cura el reumatismo sentándote en una ballena podrida


Lo crea o no, pero en el pasado a las personas que padecían reumatismo se les aconsejaba seriamente que se sentaran dentro del estómago de una ballena muerta durante unas 30 horas para aliviar sus síntomas. Si lograban hacerlo, se les prometió que se aliviarían del dolor durante al menos 12 meses como resultado de las propiedades curativas de los gases y humos generados por el cadáver en descomposición de la ballena.

El extraño procedimiento comenzaba cuando se hacía un agujero a través de un lado del cuerpo de la ballena, lo suficientemente grande como para caber en un paciente. Luego, el paciente se subiría al interior de la ballena, dejando solo su cabeza fuera de la abertura. A continuación, se cerró la abertura lo más cerca posible para garantizar que el paciente no tuviera que respirar los abrumadores gases amoniacales que, de otro modo, se habrían escapado por todas las aberturas dejadas al descubierto.

El Pall Mall Gazette en 1896 publicó una historia que sugería que la cura de ballenas nació después de que un borracho cayera en el cadáver de una ballena y emergiera dos horas después completamente sobrio y curado de su reumatismo: “La ballena ya había sido cortada y se le apareció a nuestro hilarante amigo un tentador bocado de carne. Se dirigió hacia él y se sumergió directamente en la enorme montaña de grasa en descomposición […] Se sintió tan cómodo que no salió durante más de dos horas “.

3 Límpiate la cara con un paño mientras miras una estrella fugaz para deshacerte del acné


El acné ha existido desde siempre y las hipótesis que explican su apariencia y tratamiento han variado con el tiempo. Por ejemplo, el poeta griego Teócrito estaba convencido de que decir mentiras siempre provocaba la aparición de granos en la nariz.

Los antiguos egipcios trataban el acné como la mayoría de las otras enfermedades de la época, es decir, con magia y azufre. En el siglo IV d.C., los médicos romanos prescribieron un curioso tratamiento para quienes padecían acné: los pacientes tenían que limpiarse la cara con un paño mientras veían una estrella fugaz. Si todo se hiciera correctamente, las espinillas simplemente se caerían de la cara y el cuerpo. Este tratamiento resurgió más tarde durante la Edad Media.

2 cigarrillos para el asma para curar cualquier afección respiratoria


A finales del siglo XIX, los cigarrillos para el asma eran extremadamente populares tanto en Estados Unidos como en Europa. Se suponía que los cigarrillos curarían cualquier afección respiratoria, incluido el asma, la bronquitis crónica, la tos ferina, el cólera, el crup, el catarro y la fiebre del heno.

Los cigarrillos no contenían tabaco, sino hierbas trituradas y secas como cáñamo indio, cannabis, atropina y belladona. La inhalación de esta última hierba proporcionó un efecto alucinógeno que ayudó a quienes padecían asma a pensar en su enfermedad.

Sin embargo, fumar cigarrillos para el asma que contengan Belladonna también podría provocar efectos secundarios como sequedad en la boca, aumento de la frecuencia cardíaca, pupilas dilatadas, náuseas y dolor de cabeza. La hierba también podría causar la muerte si se inhala en cantidades suficientemente altas.

1 Cura una resaca con una corona especial alrededor del cuello


En una transcripción reciente de los registros de papiro de Oxyrhynchus se ha publicado una curiosa cura del "dolor de cabeza por borrachera" del Antiguo Egipto. La cura aconseja al paciente que ensarte las hojas de un arbusto llamado chamaedaphne alejandrino, que supuestamente alivia los dolores de cabeza, y use la corona alrededor del cuello.

También se decía que las coronas de flores, como las hechas de rosas o mirto, eran efectivas porque enfriarían los malos humores y aliviarían los dolores de cabeza. Pero las coronas hechas con flores como los lirios debían evitarse debido a su fuerte olor.

Es interesante notar que los médicos griegos y romanos escribieron tratados completos sobre el tema de las coronas curativas. Desafortunadamente, todos estos tratados, excepto algunos extractos, ahora están completamente perdidos.

Lista creada por: Laura Martisiute

Fuente de grabación: www.wonderslist.com

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More